Mi cajón de sastre en Internet

Khoana Zen

Enamorada del mar y la naturaleza Diseñadora gráfica y web Redactora, blogger y novelista Melómana, pseudocantante y bailarina fake Incansable conversadora y filósofa en prácticas

miércoles, 13 de noviembre de 2019

No sé quién soy

No sé quién soy


Hace no mucho tiempo hubo un momento en el que nadie sabía quien era Khoana... ni siquiera yo.


¿Cuántas vidas puedes vivir en paralelo antes de empezar a perder a quien eres realmente? Y es que llevo tanto tiempo odiando a la persona que fui para vestir el traje de quien quería ser que he dejado de saber cuando dejé de ser Almudena para convertirme en Khoana. Solo sé que sucedió y que nadie lo notó: ni yo, ni quienes me rodeaban.

¿Pero quién soy yo? ¿Por qué siento que soy ambas y ninguna a la vez? No sé quién soy, simplemente actúo y luego me pregunto cuánto de lo que parece salir de forma natural es real. ¿Cómo actuaría si no me juzgase? ¿Cuál sería mi forma de pensar si no ponderase siempre qué es lo que debo de pensar? ¿Qué pasaría si simplemente desconectase ese piloto automático que me obliga a parecer perfecta para tapar la profunda sensación de que no soy ni seré "suficiente" jamás?

¿Y qué es ser suficiente? ¿Por qué no quiero abrir los ojos y darme cuenta de que no tengo que rendirle cuentas a nadie? Me parece tan patético invertir tal cantidad de energía en ocultar todo lo que odio de mí que siento que no me quedan fuerzas para nada más. Me siento una farsante, una timadora. El resto del mundo no conoce a la persona que soy, sino a la que parezco ser, ¡y les tengo a todos tan engañados!... solo soy una falsa más que después critica a quienes interpretan un personaje para fascinar a la Sociedad; la única diferencia es que no pretendo fascinar a nadie, sino tan solo huir de alguien a quien odio: a mí misma.


Ojalá pudiera quererte, porque juro que sé que es lo que más necesitas. Soy yo la única que debe darte todo el amor que le cabe en el pecho, y como no lo hago no quieres permitir que nadie más lo haga. En el fondo anhelas con todas tus fuerzas a quien te llene y le de un sentido a todo esto, pero lo cierto es que si apareciese, huirías. ¿Qué es exactamente lo que te da tanto miedo?


Lo que me da tanto miedo es esta necesidad que tengo por entregarle por fin a alguien la llave de mi Caja de Pandora. Cuando se abra, todo lo que hay dentro se dispersará aquí y allá. Estará vacía para poder llenarla de nuevo, para construir una nueva base, para olvidar todo lo que hubo dentro un día. También sé que no puedo hacerlo sola porque he fracasado en miles de intentos. Sé lo aterrador que es lo que hay dentro, y también el pánico que me da quedarme a solas con una caja vacía y mil demonios rondando, todos sueltos en una sala en la que solo se oyen silencio y recuerdos.

Ahora vivo en dos mundos muy lejanos que colisionan dentro de mí. Uno que a pesar de ser el real, parece una ilusión tenue, y otro que no existe y parece tan real que cuando me alejo, siento que me han arrancado el alma. No sé quién soy, cuál es mi papel en ellos o si realmente tengo un papel en alguna parte. ¿Realmente habría mucha diferencia si yo no estuviera?

Solo soy creadora de mundos, alguien que se cree Dios juntando piezas de algo que nunca cobrará un sentido. Creo fantasías porque este mundo es demasiado de verdad como para poder aceptarlo.

A veces vomito pensamientos sobre soportes inertes esperando que alguien ahí afuera escuche mi llamada de socorro. Ahora mismo siento que no puedo gritar más fuerte, y sé que pronto perderé la voz por hacerlo; mientras tanto, visto una capa brillante, me dibujo una sonrisa y clavo los ojos en quienes, sin saberlo, me salvan día a día. Quienes solo de vez en cuando, salen de ese mundo de fantasía para convertirse en realidad; quienes hacen que este mundo tenga también algo de magia a pesar de que aún no comprenda cómo ambas vidas pueden formar la una parte de la otra... y es que ¿cuántas vidas puedes vivir en paralelo antes de empezar a perder a quien eres realmente?

No sabía muy bien cómo redactar este breve extracto sobre mí sin convertirlo en una enumeración absurda de datos separados por elegantes signos de punto y coma, así que por lo pronto te diré que navego libre y "vuelo como el viento, Perdigón", soy el alma de cualquier fiesta porque soy una fiesta en mí misma, siempre tengo la mente en las nubes y pienso que "los animales son amigos, no comida".

Contacto