Mi cajón de sastre en Internet

Khoana Zen

Enamorada del mar, la naturaleza y el arte Directora de arte y diseñadora gráfica y web Incansable conversadora y filósofa en prácticas Storyteller, redactora, blogger y novelista Melómana, ex-bailarina y pseudocantante Editora, correctora y maquetadora Freak imbatible del cine de animación y Naruto Capitana al timón de una gran comunidad digital

sábado, 1 de junio de 2019

¿Por qué Khoana?

Khoana



01/06/19
Tanta expectación para una historia tan simple... quizás fuese mejor inventar algo más interesante.

Como he dicho muchas veces, cada vez más, mi nombre real queda tan solo relegado a mi DNI, mi familia, los pocos amigos que conservo desde la adolescencia y a mí misma cuando me regaño en voz alta (porque sí, soy de esas personas que van hablando solas por la vida). El resto del mundo me conoce como Khoana y debe ser que mi cerebro lo ha asimilado muy bien porque respondo más a eso que a mi propio nombre, e incluso es lo que contesto instintivamente cuando me preguntan cómo me llamo. ¿Pero de dónde viene todo esto? ¿Por qué Khoana?


LEAGUE OF LEGENDS

Como ya dejé entrever en el sobre mí de este blog, una de las cosas que más me apasionan son los videojuegos, y durante gran parte de mi infancia y adolescencia desarrollé esta pasión en PlayStation 2 (aprovecho a decir que la mejor consola que ha habido y habrá en mucho tiempo) y diversas Nintendo portátiles... pero entonces llegó a mi vida ese juego que hace que todo gamer se obsesione y más tarde acabe abandonando, completamente harto de la comunidad tan tóxica que hay alrededor de él: el League of Legends, más conocido como "LOL". Tendría unos 17 años y hasta entonces nunca me había encontrado con el problema de tener que elegir un nick que no estuviera escogido porque nunca había jugado online, así que probé con un par de combinaciones con mi nombre que, evidentemente no estaban disponibles (porque digamos que García y Pérez, que son mis apellidos, no es que sean los más originales de la historia).


LA BÚSQUEDA 

Como es propio de mí, en vez de poner la primera tontería que me viniera a la cabeza, decidí apartar por el momento el juego y me puse a investigar un nick con una historia elaborada y una personalidad a nivel sonoro que transmitiese, mínimo, una parte de mi esencia... y así es como pasé no solo una tarde, sino varios días, inventando palabras e investigando nombres en otros idiomas y culturas, especialmente si eran culturas que ya no existían, ya que le aportaría una dimensión histórica que plasmaría mi pasión por la historia... y ¡madre mía!, por una parte me gustaría decirle a la Khoana del pasado que dejase de darle tanta importancia a las cosas, pero por otra (mucho más grande), me encantaría poder darle las gracias por lo que ese gesto, tan absurdo a primera vista, significa hoy en día para mí.


EL NOMBRE PERFECTO 

Tras una ardua búsqueda, descubrí que "koana" (sin "h") significaba "florecilla" en japonés... supuestamente (digo "supuestamente" porque más tarde descubrí que realmente no significa nada, al menos en japonés). Sin embargo, con la información que tenía en aquel momento, sumado a la sonoridad del nombre, que me inspiraba algo como muy bohemio y... no sé, no sabría definirlo... ¿¡qué es lo que tú sientes cuando lo lees!? A mí me transmitió muy bien mi propia esencia... y creo que fue amor a primera vista. Aún así, la "k" me sonaba demasiado violenta, y aquello fue lo que hizo que siguiera dándole vueltas hasta que añadí esa "h" que absolutamente nadie sabe colocar cuando me escribe por e-mail o por chat (aunque no me molesta porque soy consciente de que no es un nombre sencillo). 


... Y LA DIFUSIÓN 

El nombre me gustó bastante, así que comencé a cambiar también los users de las redes sociales y utilizarlo para firmar en el blog. Pasó el tiempo, hubo gente que desapareció de mi vida... y mucha otra que apareció, pero principalmente a través del ámbito digital, donde ya no existía mi nombre por ninguna parte. Con eso, Almudena se esfumó por completo, dando paso a Khoana y a una marca personal que jamás me había planteado tener (de hecho, ni siquiera conocía el concepto). 


¿Que por qué Khoana? Por el azar, por la perfección enfermiza que me ataca muchas veces incluso en los temas más tontos. ¿Que por qué Khoana? bueno... pues... ¿y por qué no?


No sabía muy bien cómo redactar este extracto sobre mí sin convertirlo en una enumeración absurda de datos, así que resumiré diciendo que navego libre por el mundo, siempre tengo la cabeza en las nubes y pienso que "los animales son amigos, no comida"... pero si te quedas con ganas de más, tienes aquí una biografía rápida y una ristra de post en el blog para conocerme mejor.

Contacto