Mi cajón desastre en Internet

Khoana Zen

Enamorada del mar y la naturaleza Diseñadora gráfica y web Redactora, blogger y novelista Melómana, pseudocantante y bailarina fake

¿Quiénsoy?

Esa chica rarita y elocuente con energía infinita que crea cosas

No sabía muy bien cómo redactar este breve extracto sobre mí sin convertirlo en una enumeración absurda de datos separados por elegantes signos de punto y coma, así que voy a restarle un poco de sentido y seriedad a esto y si después te quedas con ganas de más, abajo verás un maravilloso botón de "+info." y una ristra de post para conocerme mejor. Por lo pronto te diré que navego libre y "vuelo como el viento, Perdigón", soy el alma de cualquier fiesta porque soy una fiesta en mí misma, siempre tengo la mente en las nubes y pienso que "los animales son amigos, no comida".

Proyectos

Khoana.com (VER WEB)

Desde 2010

Web de diseño gráfico y web en la que puedes encontrar mi portfolio de trabajos y contratar mis servicios, ¡que lo que hago mola mucho!

Granitos de Arena (VER WEB)

Desde 2014

Comunidad de creadores de contenido en la que Carla (AKA. la mejor socia del mundo) y yo guiamos a los miembros para lograr sus metas.

Khoana Zen (IR AL BLOG)

Desde 2016

Este mismo blog que estás leyendo. Aquí comparto reflexiones y experiencias de todo tipo por si gente extraña como tú quiere leerlo.

Veelarte (VER WEB)

Desde 2019

Proyecto dirigido a amantes de la historia que una tarde de locura decidí levantar junto a Carla. Vendemos merchan y a veces se nos va la pinza.

Metas

Publicar un libro

Evento único y mágico que quizás suceda si algún día dejo de corregir en bucle la novela que empecé a escribir hace ya más de 10 años.

Aprender a navegar

Mi yo más primitivo soñaba con llevar tricornio y surcar los siete mares. Quizás no con una carabela, pero... ¿podría hacer feliz a esa niña?

Recorrer el mundo entero

Hace años que descubrí mi propia definición del éxito: cambiar el típico "¿cómo te va?" de la gente por un "¿y por dónde andas ahora?"

Ser quien quiero ser

Hay miles de cosas que cambiaría de mí, como todo el mundo. Nunca seré perfecta (ni querría serlo), pero sí puedo ser mucho mejor de lo que soy.

Cambiar el mundo

Al menos crear un pequeño cambio que marque un antes y un después de mi existencia. Me gustaría que mi paso hubiera tenido algún sentido.

Vivir "cerca del Infinito"

Y sobre todo, me gustaría que cuando consiga alguna de estas metas, otra tome su lugar. Creo que no habría nada más triste que vivir sin sueños.

6.852

CACAOS

3.000

PELÍCULAS

1.984

LIBROS

2.154

CANCIONES

Blog

¿Por qué Khoana?

Khoana



Tanta expectación para una historia tan simple... quizás fuese mejor inventar algo más interesante.


Como he dicho muchas veces, cada vez más, mi nombre real queda tan solo relegado a mi DNI, mi familia, los pocos amigos que conservo desde hace más de 5 años y a mí misma cuando me regaño en voz alta (porque sí, soy de esas personas que van hablando solas por la vida). El resto del mundo me conoce como Khoana y debe ser que mi cerebro lo ha asimilado muy bien porque contesto más a eso que a mi propio nombre, e incluso es lo que contesto instintivamente cuando me preguntan cómo me llamo. ¿Pero de dónde viene todo esto? ¿Por qué Khoana?


LEAGUE OF LEGENDS

Como ya dejé entrever en el Sobre Mí de este blog, una de las cosas que más me apasionan son los videojuegos, y durante gran parte de mi infancia y adolescencia desarrollé esta pasión en PlayStation 2 (aprovecho a decir que la mejor consola que ha habido y habrá en mucho tiempo) y diversas Nintendo portátiles... pero entonces llegó a mi vida ese juego que hace que todo gamer se obsesione y más tarde acabe abandonando completamente harto de la comunidad tan tóxica que hay alrededor de él: el League of Legends, más conocido como "LOL". Tendría unos 17 años y hasta entonces, nunca me había encontrado con el problema de tener que elegir un nick que no estuviera escogido porque nunca había jugado online, así que probé con un par de combinaciones con mi nombre que, evidentemente no estaban disponibles (porque digamos que García y Pérez, que son mis apellidos, no es que sean los más originales de la historia).


LA BÚSQUEDA

Como es propio de mí, en vez de poner la primera tontería que me viniera a la cabeza, decidí apartar por el momento el juego y me puse a investigar un nick con una historia elaborada y una personalidad a nivel sonoro que transmitiese, mínimo, una parte de mi esencia... y así es como pasé no solo una tarde, sino varios días, inventando palabras e investigando nombres en otros idiomas y de otras culturas, especialmente si eran culturas que ya no existían, ya que le aportaría una dimensión histórica que plasmaría mi pasión por la Historia... y ¡madre mía!, por una parte de gustaría decirle a la Khoana del pasado que deje de darle tanta importancia a las cosas, pero por otra (mucho más grande), me encantaría poder darle las gracias por lo que ese gesto tan absurdo a primera vista significa hoy en día para mí.


EL NOMBRE PERFECTO

Tras una ardua búsqueda, descubrí que "koana" (sin "h") significaba "florecilla" en japonés supuestamente, y digo "supuestamente" porque más tarde descubrí que realmente no significa nada (al menos en japonés, pero puedes sorprenderte mirando la PD de este post). Sin embargo, con la información que tenía en aquel momento, sumado a la sonoridad del nombre, que me inspiraba algo como muy bohemio y... no sé, no sabría definirlo. ¿Qué es lo que tú sientes cuando lo lees? A mí me transmitió muy bien mi propia esencia... y creo que fue amor a primera vista. Aún así, la "k" me sonaba demasiado violenta y creo que fue una señal ver que aquel nick tampoco estaba disponible, porque aquello fue lo que hizo que siguiera dándole vueltas hasta que añadí esa "h" que absolutamente nadie sabe colocar cuando me escribe por e-mail o por chat (aunque no me molesta porque soy consciente de que no es un nombre sencillo).



... Y LA DIFUSIÓN

El nombre me gustó bastante, así que comencé a cambiar también los users de las redes sociales y utilizarlo para firmar en el blog, y con eso pasó el tiempo, mucha gente desapareció de mi vida y mucha otra apareció, pero principalmente a través del ámbito digital donde ya no aparecía mi nombre por ninguna parte... y Almudena desapareció por completo, dando paso a Khoana y con eso, y sin darme cuenta, también a una marca personal que jamás me había planteado tener (de hecho, ni siquiera conocía el concepto).

¿Que por qué Khoana? Por el azar, por la perfección enfermiza que me ataca muchas veces incluso en los temas más tontos. ¿Que por qué Khoana? bueno... pues... ¿y por qué no?



PD: durante la realización de este post, descubrí que "Khoana" significa "los gatos" en sesoto, que por lo visto es una de las once lenguas oficiales africanas, ¡y ahora me gusta más! Los gatos y África son dos cosas que creo que también me definen muy bien, ¡WOW!

Your sweet lips

Your sweet lips


You, again

None of this was planned
It scares me to let you see my wounds, I don't want to show them to you
You run your fingers slowly down my arm and it bristles my skin
That scares me. I'm afraid of the control you have over me
I want you to know how I feel, so I nail my eyes on yours and it feels like two worlds colliding
I feel my head throbing, you haven't done anything yet, but you're very close to me now
I know what you want and I don't know how to prevent it from happening
Why have I looked at your eyes? I can't stop it anymore
Now it's me who extends my arm to you
Something paralyzes me, but I've done enough
You take me by the shoulders and I feel my back hitting something hard
This is what I want? I don't know... what if I try?
No need to say anything, you can see my shoulder, and little by little, you can see more
A lot of pieces of my soul begin to shine everywhere while I feel your breath on me
Then, I realize that I'm crying, that my tears are falling down my face and they're tickling me
You hug me hard, you kiss my neck
And then, I stop knowing where my body ends and where yours begins
We start to be only one
I know what it's about to happen, but I don't know if I care
You've always been the only one who has been there. You never failed me
That's why I have to let you do it, right?
I kiss your lips with rage until I feel the taste of blood
But you don't mind, in fact, it seems that you like it
My vibrant hands on your back
I do not think about anything anymore
Then, you take out your knife and you bring it to my chest
I open my eyes widely, but you're so calm ...
I look at my body, and it's all covered with wounds
I look at you later, and you're looking at them too
You don't care. It has never mattered to you. You understand me, I know
You have always understood me when nobody else has done it
I know what to do
You smile at me and I say yes quietly
The knife begins to pierce my chest
It hurts, I'm feeling the biggest pain I've ever felt
My eyes look at you, both full of terror
But you put a finger on my lips asking for silence
And I trust you. I know you do it for my own good.
The light starts to come out of me and floods the whole room
Everything is full of light. I feel good, I feel really good
It has been the best drug in the world for a moment
And then I look at you. You think this it's the best, but I don't believe it now
No. I know. I don't need you anymore
You do it so well, but...
No. no more. I'm going to escape from this. I won't let you to kill me
It's hard to resist to you, but I'm not gonna let you do it. If it's necessary, I will kill you
The light is getting stronger
You won't do it. Not this time
Your kisses were always the best, so gimme the last
None of this was planned, but today you're gonna die



Quemando los barcos



Pues sí: he quemado los barcos, las naves y el océano entero y me muero de miedo.

Debido a que esta historia incluye a terceras personas que no quiero mencionar, tengo que ahorrarme las partes más explicativas, pero digamos que nunca he sido muy fan del camino que marca la sociedad y que, para bien o para mal, siempre he tenido muy presente que la forma más sencilla de ser profundamente infeliz es ser una ovejita más siguiendo los pasos que todo el mundo sigue.


LAS PRÁCTICAS

Teniendo esto en mente, en abril de 2018 comencé con las prácticas que me harían terminar mis estudios (un grado superior del que ya hablaremos en otra ocasión). Al terminar, me ofrecieron quedarme: un trabajo normal, de 8 horas con el que ganaría un sueldo bastante mediocre, pero oye, mira: un sueldo al fin y al cabo. ¿Lo que cualquiera querría, no? Terminar los estudios y quedarte ya colocado ganando tu dinerito a final de mes y pudiéndote permitir un par de caprichos y, posiblemente, un alquiler con tu pareja o en un piso compartido con tus colegas en pleno centro de Madrid. Y no sé cómo te sonará esto, pero en cuanto me figuré una vida así me sobrevino una sensación de angustia enorme.


APLASTADA EN EL METRO

No, esa no quería que fuese mi vida. Respeto que mucha gente piense que desaproveché una oportunidad, pero llegando al fin del periodo de prácticas y aún sabiendo que me ofrecerían quedarme, empecé a buscar trabajo en otra parte. ¡Y me salió! Un trabajo mejor pagado, con las mismas horas pero un horario mucho mejor. Así que avisé al jefe de donde las prácticas de que al día siguiente no podría contar conmigo, ¡y comencé una nueva aventura...

... que solo duró dos meses. No estaba nada cómoda con el trabajo, y cualquiera que hubiera estado en ese puesto me habría llamado loca porque el jefe pasaba de todo y podías estar haciendo lo que te viniera en gana durante tus horas de trabajo. Sí, ¿y qué? ¿qué me aportaba eso, ir a un sitio a perder el tiempo y que me pagasen por ello? Pues quizás suene a utopía para muchos, pero yo al menos necesito sentirme realizada; sentir que lo que hago vale para algo y que si madrugo cada día y aguanto una hora siendo aplastada en el maldito Metro es para algo.


AL FIN... ¿O NO?

En esta historia faltan detalles que no contaré en un post que puede leer cualquiera, pero digamos que ni siquiera esperé a que me finalizase el contrato: di la carta de los 15 días y el 24 de agosto, que era viernes, salí de allí más contenta que cualquier cosa esperando tomarme unos días de descanso que nunca llegaron... y es que el día 25 (sábado, por cierto) me hicieron una entrevista telefónica para el que sería mi próximo puesto de trabajo, que por poco se solapa con el anterior (de hecho, la baja de un trabajo y el alta en el otro fueron el mismo día).

Este último trabajo se adaptaba más a mí: era en una escuela de Shiatsu con un ambiente totalmente diferente al de los otros dos sitios (hilo musical, incienso, silencio, gente haciendo yoga para calentar antes de comenzar las clases...). Además, el horario era perfecto para poderlo compaginar con mis proyectos porque eran tan solo 5 horas. ¿Qué podía ir mal? Pues entre otras cosas, esa vocecilla insoportable que tenemos los que estamos destinados a ser emprendedores que te dice "¿Pero qué haces trabajando para otros? ¿Sabes que si te dedicases el 100% a tus proyectos te irían mejor y podrías vivir de ellos? ¿A qué esperas, petarda?"... y la maldita voz parece haber ganado la batalla, así que tras finalizar el contrato, me quedaré en la calle. Esta vez sin excusas, sin buscar otro trabajo "por si acaso". No, Almudena*, no. Esta vez de verdad.


¿Y AHORA?

Pues eso mismo me pregunto yo... ¿y ahora qué? la misma voz tocapelotas que me repetía una y otra vez que estaba desaprovechando mi tiempo y mi vida haciendo algo que no quería hacer es tan retorcida que ahora solo me repite lo inútil que soy y lo injusto que sería que cobrase por mi trabajo. Además, ¿a quién se lo voy a cobrar? ¿de dónde voy a sacar los clientes? ¿quién va a confiar en mí si no soy nadie?

Maldito sea el Síndrome del Impostor, quien lo creó y todos los miedos paralizantes que se me agarran a los pies impidiéndome avanzar. ¿Pero sabes qué? Si no sientes miedo cuando vas a dar un paso hacia delante... es mala señal. Así que voy a coger ese miedo y voy a tirar de él hasta que se convierta en confianza en mí misma. Es difícil, sí, pero me lo voy a comer. ¡Anda que si me lo voy a comer! Déjame que te lo vaya mostrando.





* Por si a alguien le queda alguna duda y/o le ha explotado el cerebro, mi nombre no es Khoana, es Almudena... aunque prácticamente nadie me llama así (menos mi familia, mis amigos de la infancia... y yo cuando me cabreo conmigo misma).

Testimonios

Khoana es una persona alegre, optimista y creativa, si bien es cierto que no es nada organizada y tiene una memoria de pez, siempre cumple con su cometido, that's why todavía no le he tirado de los pelos. Por su culpa he rechazado dos trabajos. Odia a los niños, pero es un ser de luz.

Carla

Socia, diva, mi otro 50%

Khoana tiene el don de caer bien a todo el mundo, no pasa desapercibida y tiene buen corazón. Es una persona creativa, alegre y un poco inestable, pero siempre tiene la frase adecuada en el momento adecuado. Una de esas personas con las que merece la pena hablar al menos una vez.

Carlos

Best friend y patrocinador de mi ego

Contacto